Superan los límites físicos de las memorias flash

transcend-memoria-sd

Un grupo de ingenieros de la compañía taiwanesa Macronix han descubierto una solución para solventar el degradado de las memorias flash producido por los ciclos de escribir/borrar.

Las memorias Flash o SSD (solid state disck o en estado sólido), que se están imponiendo a los discos duros tradicionales, tienen un problema. Las celdas en las que se almacenan los datos van degradándose con el tiempo y esto depende de una acción muy concreta: la escritura y el borrado de información.

Cada uno de estos procesos es un ciclo y las memorias flash pueden soportar hasta 10.000 de ciclos. En este punto se deterioran y no pueden almacenar información. Por tanto, a medida que se borren datos y se vuelvan a rellenar las celdas con otros nuevos menos capacidad de almacenamiento se conservará.

Los ingenieros de Macronix han creado un método para aumentar el número de ciclos que puede soportar una memoria flash de 10.000 a 100 millones. Era de dominio público que el calor incrementaba la longevidad de las celdas, pero había que tener el chip a 250 grados durante cuatro horas.

Físicamente era imposible que sobreviviera una memoria flash a esa prueba de temperatura. La solución de Macronix consiste en que los chips se calienten a sí mismos y lo hagan únicamente sobre determinadas áreas. Los dispositivos tendrán un nuevo diseño para acoplar unos calentadores en el interior, que actuarán para alargar la vida útil del almacenamiento.

No es necesario que el calentamiento se produzca de forma frecuente y se puede realizar cuando el dispositivo está enchufado a la corriente, sin necesidad de que se encuentre en funcionamiento. No hay ningún salto tecnológico involucrado, simplemente se trata de una novedad imaginativa como relatan los ingenieros implicados en el proyecto. “Podíamos haber hecho esto hace diez años”, admiten.

Etiquetas

Contenidos Relacionados

Top