Skolkovo, la ciudad rusa creada de cero para ser la cuna de la innovación

skolkovo

¿Es construir una ciudad de cero la respuesta para crear un foco de innovación al estilo de Silicon Valley? Eso es lo que está haciendo Rusia, con una megaproyecto para construir el próximo Silicon Valley de Europa con cifras abrumadoras. La administración rusa ha decidido convertir una zona de las afueras de Moscú en un vivero de talento innovador, para lo que se ha lanzado a invertir en crear infraestructura.

La idea – o la futura ciudad – ha sido bautizada como Skolkovo, un inmenso centro de innovación que, según explican en la web del proyecto, quiere “concentrar capital intelectual internacional, estimular el desarrollo de proyectos rompedores y de tecnología”. Cinco líneas de trabajo centrarán los esfuerzos en la zona, concentrados en cinco clústers (TI, biomed, espacio, tecnología nuclear y eficiencia energética), que liderarán la implantación empresarial en la zona. Un parque tecnológico funcionará como vivero y una universidad abierta como dinamizador. A ello se sumará la ciudad, con capacidad para 30.000 personas, y que será, desde el momento cero, una ciudad inteligente, una smartcity con emisiones muy bajas o iguales a cero.

Las empresas ya se han ido sumando a la iniciativa. Samsung acaba de abrir un centro de innovación en Skolkovo, aunque compañías como IBM, Microsoft o Cisco aparecen en la información que suelen publicar online los responsables de Skolkovo.

La aventura no sale a Rusia sin coste. El país ha invertido 4.000 millones de dólares en levantar la ciudad inteligente y en convertirla en un polo de atracción. La administración ha destinado 3.000 millones a levantar toda la infraestructura, según publica The Wall Street Journal. Los 1.000 millones restantes se invertirán en inyección de fondos o asociados a gestión del programa. La clave estará en atraer el talento extranjero, en convertirse en un polo de atracción mundial, para acabar con el déficit de tejido emprendedor existente en Rusia (ellos han sido muy buenos, explican, en ciencias fundamentales, pero no han sabido encaminar la innovación hacia el emprendedurismo).

Skolkovo abrirá sus puertas, en principio, en 2014. ¿Podrá el dinero convertir a la ciudad innovadora en algo más que en un proyecto estatal?

Etiquetas

Contenidos Relacionados

Top