El robot de NASA que extraerá agua de la Luna

rassor2

Les presentamos el pequeño robot que la NASA ha diseñado para rastrear la superficie lunar y extraer el agua que encuentre. Se llama RASSOR (Regolith Advanced Surface Systems Operations Robot), que en inglés se pronuncia como ‘razor’ (cuchilla), pero aún está lejos de emprender ningún viaje.

La NASA lleva mucho tiempo dedicada a diseñar robots para explorar otros mundos. De momento, sólo es un prototipo, pero las primeras prueban han demostrado a los ingenieros la técnica que necesita esta excavadora para operar de forma fiable en el satélite.

RASSOR ha sido ideado para recoger fragmentos del suelo lunar y pasarlos a un dispositivo capaz de exprimir el agua o el hielo de la tierra y convertir esos químicos en combustible de cohete y aire respirable para los astronautas que estén trabajando en la Luna. Técnicamente, el robot trabajaría como una especie de alimentador para una planta lunar de procesamiento de recursos, una industria que nunca antes se había probado más allá de la Tierra.

Para poder administrar todo el material que la plataforma de procesamiento necesitaría para producir suficientes recursos, el RASSOR tendría que trabajar unas 16 horas al día durante al menos 5 años.

“Nos sorprende lo que podemos hacer con él“, dice Rachel Cox, ingeniera del Kennedy Space Center que trabaja en el equipo RASSOR. Producir agua y combustible del suelo lunar permitiría ahorrar todo el dinero que supone enviar esos suministros desde la Tierra y mucho espacio.

El reto para cualquier robot excavadora que opera fuera de la Tierra es ser lo suficientemente ligero y pequeño como para viajar en un cohete, pero también debe pesar lo bastante para trabajar con una gravedad inferior a nuestro planeta.  ”Cuanto más ligero hagas a tu robot, más difícil es que pueda excavar bien”, explica A.J. Nick, ingeniero en el equipo RASSOR a Mashable en un artículo sobre el tema.

No es el caso de RASSOR. ‘La cuchilla’ aplaca este problema usando unos cilindros rotatorios para cavar que giran en direcciones opuestas. Esto le da la suficiente tracción en un extremo mientras permite al otro excavar el suelo. Estos cilindros son quizás la característica más innovadora ya que están montados en extremidades que se mueven y permiten al robot escalar obstáculos.

El concepto podría funcionar también en Marte ya que se sospecha que su suelo puede albergar grandes cantidades de agua helada.

Etiquetas , ,

Contenidos Relacionados

Top