La inversión en innovación y en I+D sigue a la baja en España

Foto cc seier+seier (http://www.flickr.com/photos/seier/2455551478/sizes/z/in/photostream/)

Llegan nuevos datos sobre la evolución de la innovación en España, ésta vez de mano del Strategic Research Center de la escuela de negocios EAE Business School que ha dado a conocer su informe La inversión en I+D+i en España 2013, relativo al comportamiento de este segmento en 2011.

De este último informe, que la escuela de negocios realiza desde hace cinco años, destaca, de nuevo, una caída en el montante que las empresas y organismos públicos españoles destinan a I+D+i, una cifra que alcanza los 15.000 millones de euros. En concreto, según el estudio, el gasto total en I+D+i por habitante en España, que en 2011 fue de 307,30 euros, disminuyó un 3,07% respecto a 2010, siendo el porcentaje de inversión total en I+D+i respecto al PIB del 1,33%, una cifra que, asegura Juan Aitor Lago, director del Strategic Research Center de EAE Business School, “es más baja de lo que esperábamos con la crisis que hay desde 2008 en España”.

De esta cifra, el gasto privado por habitante fue de 160,30 euros, un 1,73% menos que en 2010 y por debajo de los datos de Alemania, Francia, Reino Unido e Italia (604 euros, 438 euros, 305 euros y 177 euros,  respectivamente). En cuanto al gasto público en I+D+i por habitante, éste fue de 59,90 euros, un 5,94% menos que en 2010. En este caso, se ve en el estudio, España ocupa la zona media-alta de la tabla con una cifra de inversión pública por habitante en I+D+i más alta que la de países como Italia (44,7 euros), Reino Unido (46 euros) o Dinamarca (28,9 euros). “Esto se debe a que, desde el año 2000 los respectivos Gobiernos de España, sin importar el color político, incrementaron su inversión por la I+D de forma sustancial”, asevera Lago. No obstante, esta situación ha cambiado en 2012, cuando “se ha producido un fuerte recorte en esta materia, en lugar de recortar en otros aspectos; este giro se verá en el informe que saquemos el próximo año, con datos de 2012″, sentencia el experto.

En cuanto a qué comunidades autónomas son las más innovadoras, éstas son Madrid, Cataluña (“donde la industria farmacéutica tiene gran peso”, recuerda Lago), País Vasco, Andalucía y la Comunidad Valenciana, con una inversión en esta materia de 5.300, 3.400, 1.500, 930 y 700 millones de euros, respectivamente.

No obstante aquellas que presentan una mayor tasa de innovación (gasto en innovación en relación al negocio que generan) son Navarra, País Vasco, Castilla y León, Rioja y Aragón. Por contra, las que tienen más baja esta tasa son Baleares, Canarias y Extremadura, mientras que en la zona media están Madrid, Cataluña, Galicia y Andalucía. En relación al PIB, las que más porcentaje del producto interior bruto dedican a I+D+i son País Vasco (2,1%), Navarra (2,05%), Madrid (1,99%), Cataluña (1,55%) y Andalucía (1,13%).   

Ya por sectores, los que más empresas innovadoras tienen son Industria (el 27,55% de las empresas innovadoras pertenecen a este ámbito), Servicios (14,66%) y Agricultura, ganadería, silvicultura y pesca (10,89%). Aunque los sectores que concentran a un mayor número de empresas innovadoras son Farmacia (el 64% de sus empresas son innovadoras), Productos informáticos, electrónicos y ópticos (59%), Química (49%), Programación, consultoría y otras actividades informáticas 848%) y Vehículos de motor (43%).

Consecuencias

Lago explica que las cifras que emanan del estudio ponen de manifiesto varias cosas. Por un lado, que la inversión en I+D+i ha disminuido debido a que existen menos empresas como fruto de la desaparición de muchas debido a la crisis económica. Por otro, a que las que hay invierten menos en esta materia ya que “recortan los gastos que no sean vitales para sobrevivir”. Y, finalmente, que sólo invierten de forma más intensiva en I+D+i aquellas empresas para las que esta actividad es esencial, como es el caso de la industria farmacéutica o las empresas tecnológicas. “El problema es que la mayor parte del tejido productivo español corresponde a sectores que no son especialmente inversores en innovación como es el ámbito del turismo”, recuerda Lago.

Las consecuencias directas de la caída de la inversión en innovación, añade Lago, son “la destrucción de empleo y el hecho de que la economía española y sus empresas pierdan competitividad”. En esta línea, el experto afirma que “invertir menos en innovación retrasará aún más la salida de la crisis”. “Es nefasto que mientras el PIB cae al 1,50% la inversión en innovación lo haga al doble“. Pero ¿cuándo saldremos de la crisis? Para Lago, aún quedan años duros. “2013 seguirá siendo un año malo, de destrucción de empleo; la primera parte de 2014 será bastante mala aunque luego empezará a mejorar. En 2015 quizás empecemos a crecer, aunque hasta 2017 no mejorará la situación claramente y habrá en España tasas razonables de paro”. Será entonces, cuando la economía española crezca, indica Lago, cuando se vuelva a invertir en innovación.

Según las cifras del estudio de EAE, los países que invierten más en I+D+i respecto a su PIB son Finlandia (3,78%), Suecia (3,37%), Dinamarca (3,09%), Alemania (2,84%) y Austria (2,75%).

 

Foto cc seier+seier

 

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.

Contenidos Relacionados

Top