Hologramas 3D casi a tiempo real para videoconferencias

holograma en 3D, tres dimensiones, telepresenciaCientíficos de la Universidad de Arizona han construido un nuevo holograma 3D capaz de proyectar una imagen perfeccionada en 3D que se actualiza cada dos segundos. Este gran paso adelante en las tecnologías de las tres dimensiones tiene múltiples utilidades, como infundir una mayor realidad a las videoconferencias o facilitar operaciones de cirugía a distancia.

La tecnología 3D está encontrando una gran acogida ente las empresas, que han asumido con entusiasmo su desarrollo, mientras que los sectores a quienes corresponde también fomentan la adopción. El uso más conocido para los consumidores quizá sea el cinematográfico, pero existen muchas otras ramas de investigación, cuyas aplicaciones se solapan.

El nuevo holograma en tres dimensiones funciona proyectando una imagen, creada mediante cámaras que graban desde distintos ángulos, a través de Ethernet. El resultado se materializa en un panel transparente de plástico y se actualiza cada dos segundos, lo que supone un tiempo muy reducido para los estándares que se barajaban hasta ahora. El objetivo es que en el futuro el sistema cree una ilusión óptica que flote por encima de una pantalla situada en la mesa.

Esta telepresencia en tres dimensiones tendría diferentes utilidades. En videoconferencias a ambos lados se proyectaría la imagen del interlocutor, con lo que se ganaría expresividad y realidad en la conversación. Las operaciones de cirugía a distancia y en tiempo real también podrían verse favorecidas. Los investigadores incluso hablan de facilidades en la “fabricación de coches y aviones”.

Nasser Peyghambarian, científico de la Universidad de Arizona, destaca: “Podrían mirar el holograma y diseñar el sistema que tienen en tiempo real, mirar al modelo y hacer cambios en él cuando lleguen.” Los investigadores aún tienen que trabajar en esta forma de “transportar imágenes en tiempo real”, que abre un camino para crear nuevos mercados o promocionarse en otros ya existentes. Pese a ello se calcula que el consumidor tardará unos siete o diez años en tener la tecnología en su casa.

Las diferencias entre la telepresencia en tres dimensiones y lo que ahora conocemos como 3D reside en un factor. Las imágenes a través de gafas 3D llegan con dos perspectivas, cada una de ellas proyectadas a un ojo. El nuevo holograma multiplica el número de perspectivas. Existen tantas como el número de cámaras del que se disponga.

Imagen Reuters.

Etiquetas

Contenidos Relacionados

Top