El perfil de Facebook o nuestros e-mails denotan nuestra personalidad

8583949219_f55657573e_z

Era de suponer. La forma en la que escribimos nuestros e-mails o lo que publicamos en nuestro perfil de Facebook está diciendo quiénes somos y cómo somos. Así lo han demostrado sendos estudios universitarios que se han realizado recientemente.

Empezamos por nuestro perfil de Facebook. ¿Somos introvertidos, extrovertidos, concienzudos, neuróticos, amables? Nada más fácil que observar aquello que publicamos en nuestro perfil de la red social para saberlo. Así lo ha demostrado un grupo de investigadores de la Universidad de Pensilvania que, a través de un estudio inicial en el que analizaron 75.000 perfiles del conocido servicio, encontraron rastros sobre la personalidad, la edad o el género de sus autores.

A diferencia de otros estudios realizados en los que los investigadores se limitaban a un vocabulario cerrado que condicionaba las predicciones, en esta ocasión, se llevó a cabo mediante un vocabulario abierto en el que se analizaban las frases y palabras más importantes.

Los resultados, que aseguran suponen un 92% de aciertos, concluyen que las personas más extrovertidas son propensas a hablar de manga y anime en sus perfiles; mientras que los menos sociales, por ejemplo, utilizan muchas abreviaturas.

El correo electrónico también delata

Ahora bien, no solo a través de Facebook pueden conocer nuestra personalidad sino también analizando lo que escribimos y enviamos en nuestros correos electrónicos, hasta tal punto que podemos delatar, incluso, nuestro estado de ánimo.

En esta ocasión, ha sido en National Research Council de Canadá en que ha puesto a trabajar a expertos en el análisis de sentimientos para que desvelen lo que se esconde tras los e-mails. Se basaron en los 32.045 mensajes de correo que se hicieron públicos tras el escándalo de Enron, y a través de ellos pudieron conocer el estado emocional de los que los escribieronLas diferencia entre sexos fueron evidentes, de este modo, las mujeres usaban más palabras relacionadas con la alegría y la tristeza, mientras que los hombre tendían a usar términos relacionados con miedo o verdad.

Para desvelar la personalidad, cruzaron los datos con una base de 585 emociones que se fueron asociando a tweets y hashtags. El resultado es que a través de lo que se difunde en las redes sociales, los expertos pueden prevenir depresiones, o incluso asesinatos en serie. Más banal, pero interesante para las compañías, es que estos patrones de personalidad permiten hacer un estudio de mercado sobre la aceptación que ha tenido o tendrá un producto en función de la personalidad de su nick.

Foto CC: Jason Howie (Flickr)

Etiquetas ,

Contenidos Relacionados

Top